29 ene. 2013

Especial Chimeneas

Como hace mucho frío y muchas calefacciones no dan abasto, planteamos un método tradicional para calefactar, cuya historia se remonta a los principios de la humanidad.

1.Chimenea insertable a Gas. 2. Insertables a Leña y Gas. 3. Chimeneas abiertas a Leña

1. Estufas cerradas de hierro y chapa. 2. Estufas cerradas con puerta cristal abatible. 3. Estufas suspendidas de hierro y chapa.


Se pueden clasificar en dos tipos, chimenea abierta o cerrada  y estufas. Y hay otra clasificación básica con relación a si se vé el fuego o no, es chimenea cuando se vé el fuego y cuando no se vé estufa, pero no es totalmente correcto.

1a. CHIMENEA ABIERTA:
Tiene el hogar abierto y se puede construir de obra o de metal, utilizando revestimientos como mármol, cerámica, madera, ladrillo, piedras naturales para la decoración del frente o embocadura. El tipo de combustible utilizado es siempre madera.

1b.CHIMENEA DE BLOQUES DE FUNDICIÓN- INSERT-CASSETES:
Para explicarlo de forma sencilla son estufas sin patas insertadas en huecos de chimeneas ya construidas o en huecos realizados a propósito para ese modelo de bloque en concreto . Son hogares de hierro fundido con puerta abatible o de guillotina  , pueden llevar recuperadores de calor, turbinas, ventiladores y cámaras para mejorar el rendimiento de la combustión. Los combustibles utilizados son, madera, gas, bioetanol ( combustible realizado con azucares que no necesita tiro y no genera cenizas).

2. ESTUFAS :
Son aparatos de combustión en los que queda todo visto, el hogar y el tiro, construidos con chapa de acero o hierro fundido. Utilizan como combustible, leña, pellets (cilindros pequeños de prensado de maderas), gas.

 Aspectos a tener en cuenta:
 El rendimiento de la chimenea o estufa que es el porcentaje de calor generado por la estufa o chimenea que pasa a la vivienda. El rendimiento óptimo está en el rango del 70-80% porque el resto se escapa al exterior por la chimenea.
Si es un bloque insertable :
Control de aire primario: el control de aire primario regula la cantidad de aire que entra en la estufa.
Sistema “airwash” de limpieza de cristal: el aire proveniente del exterior entra por un abertura situada encima de la puerta y “barre” la superficie interior del cristal, manteniéndolo limpio. El cristal refractario favorece además la limpieza y el rendimiento.
Tubos de combustión secundaria: situados estratégicamente, inyectan aire en la parte superior de la cámara de combustión, quemando los gases que desprende la leña. El resultado: mayor rendimiento y mínimas emisiones.
Deflector: El deflector aumenta el camino que debe recorrer el humo, para que la combustión secundaria pueda extraer el máximo calor de los gases para un óptimo rendimiento. 
Cajón cenicero: permite la cómoda extracción de las cenizas.
Doble pared: permite la circulación del aire para la calefacción por convección.
Intercambiador de calor: el aire de convección pasa a través del intercambiador de calor, que recibe la temperatura del aire caliente y la radia al exterior.

Después de tener en cuenta las consideraciones anteriores sobre rendimiento y características técnicas, la elección  que nos debe guiar es la de la estética decorativa. Hay que elegir una chimenea o estufa que nos cautive por su belleza y que nos invite a  relajarnos frente a las hipnóticas llamas, a sentir la calidez en nuestra piel, se convertirá en un punto focal de nuestra estancia y nos determinará con su diseño la estética general.